jueves, 13 de febrero de 2014

POR QUÉ NO FUNCIONAN LOS SERVICIOS DE ATENCIÓN FARMACÉUTICA EN LAS OFICINAS DE FARMACIA COMUNITARIAS.
Por M. Amparo Pérez Benajas. Doctora en farmacia.




Según la tesis doctoral de Asam Latif para la Universidad de Nottingam, presentada en Septiembre de 2011, estas son las razones por las que el MUR, servicio de revisión de medicación Británico llevado a cabo por farmacéuticos en farmacias comunitarias, es un fracaso o mejor dicho tiene resultados inciertos en cuanto a los beneficios para el paciente.

¿Qué es el MUR?
Es un servicio de revisión detallada de la medicación que se sitúa entre la dispensación en el mostrador y el seguimiento fármacoterapeutico.
Se implanto en el año 2005 en Inglaterra y Gales. Se realiza en farmacias comunitarias, por farmacéuticos entrenados que han seguido una formación específica.
Su objetivo es mejorar el conocimiento de las medicinas del paciente y reducir el gasto superfluo de medicamentos.
¿Cómo se lleva a cabo?, mediante una entrevista pautada que revisa la concordancia entre las medicinas prescritas y el conocimiento que tiene el paciente de ellas. Llevada a cabo por farmacéuticos entrenados y formados para reconocer y resolver o notificar al médico cualquier problema relacionado con el medicamento que se pueda detectar.
¿Qué pacientes intervienen?, pacientes enviados por el médico de cabecera o captados en la farmacia, se les realizan dos entres vistas al año.
¿Cómo se remunera? La administración realiza un pago anual por cada MUR realizado. Cada farmacia que participa tiene un cupo delimitado.

¿Por qué el MUR es un fracaso?
Respecto a la farmacia.
Los farmacéuticos estan acomodados en su trabajo rutinario diario de dispensación y preparación de medicinas, rechazan de primera un esfuerzo adicional, ya que no cuentan con medios adicionales y descuidan sus tareas en el mostrador.
Debido a que el pago es por servico y tienen un cupo de pacientes preestablecido como objetivo:
La captación de pacientes acaba siendo una "caza del más fácil ", es decir del paciente con menos complicación en la medicación o bien de pacientes de confianza.
No se le ofrece el servicio al paciente que más lo necesita y se envítan complicaciones medicas y farmacéuticas.

Los pacientes
Los pacientes en principio se sienten cómodos con el farmacéuticos, la entrevista es más larga que una consulta al médico de cabecera, es entendible y el ambiente es agradable.
Sin embargo la percepción de la importancia del servicio para su salud es indiferente. Lo perciben como un servicio pasivo, unilateral, no participativo, como si el,farmacéutico actuase de "hermano mayor".
El resultado es que no mejora el conocimiento de sus medicinas y raramente a fecha al uso que el paciente hace de ellas.
El paciente cree que el médico es el que tiene la autoridad frente a su tratamiento. El médico prescribe y el farmacéutico dispensa lo que el médico prescribe. Hay una subordinación de profesiones por autoridad.

El farmacéutico es percibido como un vendedor en su comercio. Lo que se reclama de el es una dispensación rápida y eficaz.
También el farmacéutico es percibido como un consejero accesible para síndromes menores, que no se discuten con el médico.
El servicio es informado mediante trípticos y carteles, pero el paciente no lo valora no lo entiende por lo tanto no lo demanda.

El médico
El médico de atención primaria no confía en el servicio, no hay derivaciones por parte de los centros de salud.
El farmacéutico percibe que este programa ni es bienvenido ni es valorado por el médico.
Hay una clara falta de colaboración entre profesionales.
Los problemas que surgen con la dispensación de un medicamento en el mostrador, se resuelven en el instante con una llamada de teléfono.
No existe, entre médicos y farmacéuticos objetivos comunes ni proyectos compartidos.
El MUR no mejórala relación entre médicos y farmacéuticos no las tareas colaborativas.


¿Hay alguna perspectiva en la que este servicio pueda ser útil al paciente?
La tesis doctoral propone las siguientes.
Establecer unos objetivos comunes entre médicos y farmaceuticos y otros profesionales como enfermería. Grupos de trabajo coordinados por un responsable que se encargase de control de resultados.
Establecer grupos de pacientes con problemas determinados, en los que una revisión de medicación es necesaria debido a su complicación en el tratamiento, esto ya se ha realizado en una segunda fase del MUR.
CAmbiar el formato de la entrevista, hacia un cuestionario más simple, menos dependiente de la tecnología y con preguntas más abiertas que permitan descubrir las necesidades del paciente.
Ampliar los lugares de realización a atención domiciliaria.
Mejorar el conocimiento y las hablidades del farmacéutico a la hora de enfrentarse con complicaciones terapéuticas.
Mejorar el trabajo en equipo de la plantilla de la farmacia comunitaria, orientado a mejorar el servicio del MUR.




No hay comentarios:

Publicar un comentario